miércoles, 23 de diciembre de 2015

Mi Navidad

En la soledad me encuentro. En el silencio de la casa, en la oscuridad de mi habitación.  Donde no hay más miradas que las de mi alma y corazón. Donde no hay más voz que la de mi interior, donde no hay más ganas que las que se me dan a mí. Ahí, en ese momento y ese lugar, ahí  me encuentro conmigo.

Y  me encanta, porque me escucho, me río de mis locuras, acaricio y les doy voz a mis serpientes. Les doy atole con el dedo y dejo que imaginen todo lo que harán cuando las desate y las deje salir. Me doy el permiso de llorar cuanto se me antoja, fuerte o quedito. Luego río a carcajadas de todo lo que hago y soy. Bailo desnuda y brinco sobre mi cama, me acaricio el cuerpo, me doy masajes con aceites dulces, cepillo mi cabello.
Escribo si se me da la gana y canto con toda la potencia de mi voz. Sueño despierta, duermo a mis anchas, como lo que haya, me baño o no.

Me hago muchas preguntas,  me salgo un rato de mí y observo. Observo mi comportamiento, mis pensamientos, lo que  me agrede y me pregunto el por qué sucede así, me explico amablemente lo que necesito comprender y no  me castigo ni critico, tan solo  me explico y me digo que pasará, que todo cambiará de color en algún momento y  por supuesto me invito a disfrutar
PRECIOSA GALHA!! DISFRUTALO!!! DISFRUTA EL DOLOR Y LA TRISTEZA SI LLEGAN, DISFRUTA LA RISA Y LAS MIRADAS, EL AROMA DE TU CABELLO Y EL CANSANCIO DE TU ESPALDA, DISFRUTA A LOS QUE ESTÁN Y A LOS QUE SE HAN  IDO, ABSOLUTAMENTE TODO LO QUE ESTÁ HOY NO SABES SI ESTÉ MAÑANA, DISFRUTALO, SABOREA, DESMENUZA TODO.

Me desahogo, grito si lo necesito, reclamo al viento, entrego a Mi Madre lo que tengo. Me doy el permiso de enojarme y repasar a detalle cada situación o circunstancia que provocó el coraje o el dolor, me escucho atentamente, dejo que salga y brote la ira, la que tengo que esconder para no herir a la gente, la monstruosa Perra Rabiosa que a menudo amordazo y ato con todas mis fuerzas, a solas la dejo salir, la dejo ladrar y cuando termina la abrazo… YA PASÓ CHIQUITA, SE HA IDO, NO EXISTE MÁS.
Me envuelvo en mis miserias, acaricio mis defectos, los acepto como míos y los dejo sueltos. Me pregunto en cuál de todos ellos debo enfocar la atención, cuales estoy dispuesta a modifica y cuales quiero conservar aún. Me doy la oportunidad de ser una Mujer. Sin calificación, sin nombre, sin un plan, tan solo ser Mujer. Ser yo.

Del mismo modo abro la caja de recuerdos. Los dulces, los tiernos, los que llenan de calor a mi alma y a mi pecho dan aliento. Los repaso como filmes, los disfruto y saboreo. Atesoro en mi vientre las palabras, las caricias, las miradas, las personas que han estado y las que no van a volver jamás. Me despido o saludo según el encuentro.

Analizo mis vínculos, los que he creado, los que debo recuperar y los que debo terminar. Ya  no me preocupa lo que se pueda pensar, si soy buena o mala, desconsiderada, malagradecida o la mejor de las hermanas. Me importa un carajo si se piensa que soy aislada o que mis locuras se interponen siempre en las palabras. Me deshago de los vínculos que no me nutren y  trabajo en fortalecer los que me dan espacio para ser.  Los que me dan la oportunidad de amar y sentirme amada. Los que no esperan que yo resuelva la vida del otro ni se empeñan en decirme cómo debo comportarme. Esos vínculos en  los que te puedes sentir tan a gusto como cuando se está en soledad.

Y aunque el cotidiano me diga que no tengo más que miserias y lamentos,  en la marcha del ritual me entero que es mucho lo que hay en estas manos para dar. Me doy cuenta que la extrema sensibilidad con la que nací es un regalo y no un castigo. Me entero que además de defectos tengo virtudes y también son bastantes, los reconozco y me regodeo en la  exquisita sensación que me dice que esta soy y que es grandioso pasar el tiempo conmigo.  En la marcha de mi ritual en solitario me felicito por lo que he logrado, por lo que me he atrevido a hacer y lo que me he limitado, me doy permiso de intentarlo una vez más y de tener miedo de no lograrlo.

 Les hablo y escucho a todas las que me habitan, a la pequeña Nena, a la Linda adolescente, a la Loba ardiente, a la Mujer prudente, a la Perra Psicópata, a la Llorona miedosa, a la Tierna Paranoica… las reconozco, las acepto, las amo.
Y renuevo mis promesas:
AMADA GALHA: TE PROMETO AMARTE Y RESPETARTE TODOS LOS DÍAS DE MI VIDA, CUIDARTE INCLUSO DE MI PROPIA LOCURA Y ENFERMEDAD, ESCUCHARTE Y DARTE VOZ, NO MENOSPRECIAR LO QUE DICTE TU CEREBRO O CORAZÓN. TE PROMETO NO SOLTARME DE TU MANO Y SER PACIENTE AL RITMO EN QUE DESEES AVANZAR CON RAZÓN O NO. TE AMO GALHA HERMOSA!!! TE AMO MI GRANDIOSO CORAZÓN!!!

¿Qué por qué pasaré esta Navidad yo sola? Jajajajaj tengo una cita con mi Gran Amor.
Me espera un encuentro con el amor de mi vida, con la Loba que YoSoY



Galhamar Ryg


Imagen: http://www.portadas.biz/view/28850/pintura-mujer-ojos-cerrados.html

miércoles, 16 de diciembre de 2015

No gracias

Lo que pasa es que de pronto olvidé que el camino es personal. Que hay que andarlo en solitario.
Olvidé que los SIEMPRE y los NUNCA son irreales, imposibles. Se me olvidó que absolutamente nadie tiene la obligación de quedarse a mi lado, de escribirme, de preocuparse por mí. Olvidé que todo lo que uno decide debe hacerlo en libertad y bajo una sola premisa HAS LO QUE SE TE DÉ TU JODIDA GANA CON TU VIDA.
Olvidé que la persona más importante para cada uno es él mismo…

Me he sentido sumamente confundida porque muchas veces mis “deseos” no van de acuerdo con lo que se supone que debería ser. Lo que pienso y siento no he podido escuchárselo a alguien más y me confundo, me regaño o me obligo a no pensar y/o sentir de algunas formas. Pero… creo que justamente el negar, el negarme, el ocultarme tal cual soy es lo que me está enfermando y deprimiendo.
                                                                                               
He escuchado que el amor verdadero es el que se da sin esperar nada a cambio y hay quien asegura que si haces otra cosa entonces NO es amor lo que sientes.
Dicen que el amor real da, perdona, espera, acompaña, apoya, comprende, cuida, protege… y tooooodo esto y más sin esperar nada de vuelta.

Pues yo no amo entonces a nadie. Porque espero de vuelta lo que doy. Tiempo, atención, mis oídos, mi hombro. Yo espero de un hombre lo que yo le doy y es que yo doy TODO LO QUE SOY. Comparto mi locura y mis ilusiones, me muestro con mis errores y defectos, comparto lo que tengo en absolutamente todos los sentidos. Yo procuro el bienestar de un hombre que amo. Procuro hacerle sentir a gusto, cómodo, consentido, procuro que se sepa que me interesa mucho lo que piensa y lo que siente, me aferro y me ocupo de que no sienta dudas de mí, que se entere que soy leal como La Loba que soy y que bajo ninguna circunstancia voy a mentir o a traicionar. Desde un inicio le hago saber que estoy loca y que me gusta estar sola y que no me invada, ofrezco ese espacio por igual, respeto y libertad.  No engaño diciendo que soy la santa madre o la mejor ama de casa. Aunque a veces me avergüence, procuro ser honesta y transparente.

 Cuando le hago el amor a un hombre que amo puedo volverme agua y fluir a su ritmo sin reserva, puedo convertirme en viento y llevarlo a volar en horizontes que no conoce, puedo volverme tierra y permitir que me siembre sus semillas y puedo convertirme en fuego y hacerlo arder hasta perder el sentido.

Cuando amo a un hombre preparo para él un café y mientras lo hago le hablo en mi mente CAFECITO… PODRÍAS POR FAVOR HACERLO SENTIR MUY A GUSTO AL CONSUMIRTE?? QUIERO QUE A TRAVÉS DE TI SIENTA CUANTO LO AMO. Con el café, con la ropa que llegue a lavar para él, con la comida que le llegue a preparar, con mis manos si lo acaricio, con mi boca cuando lo beso, con mis letras si acaso le escribo. Si tiene un problema lo apoyo, hombro con hombro resuelvo y busco soluciones, no me rajo, yo no estoy solamente en las buenas, en las malas estoy también.  En todo lo que haga o planee para él estará todo mi corazón ahí… el problema es precisamente porque yo quiero recibir LO MISMO!!!!!

Quizás a su manera, con sus formas de ser o personalidad, pero yo espero tiempo, atención, lealtad, entrega, apoyo, amor.
No voy a perdonarle a un hombre que me abandone, que me mienta o traicione, que me deje sola cuando lo necesito, indiferencia, falta de detalles, no soy juguete sexual de nadie, ni me acuesto con cualquiera que no sea mío… Sí, yo hago a los hombres míos… Porque me hago del que se me dé la gana… Si acaso digo SOY TUYA en ese momento, mientras dure así seré.

No quiero ser menos para nadie, no se me da mi jodida gana aceptarle menos a nadie.  Lo malo es que lo pido, lo digo… quizás soy paciente un tiempo, dejaré, esperaré a que lo entienda, lo asimile y actúe, pero si no me dan lo que doy… no me quedo. No amo pues según algunos.

Con mis amigos me pasa algo muy similar. Me entrego, escucho, respeto, estoy. Seguramente no estaré de acuerdo con todo lo que hagan o digan, pero no los abandonaré por eso. No necesito estar de acuerdo con mis amigos para hacerles saber y sentir con mis actos que estoy a su lado.  Para hacerles saber que pase lo que pase estará mi mano para que se sostengan, mi hombro para que lloren, mi pecho para que se consuelen, mi inteligencia para buscar soluciones y por supuesto mis estupideces para arrancar sonrisas. A mis amigos los acepto como son y no los abandono bajo ninguna circunstancia y mucho menos si sé que están pasando por un momento difícil.  Aunque no esté de acuerdo con sus relaciones o formas de vida no juzgo, ni me entrometo, ni mucho menos condiciono mi amistad…

No puedo llamar amigo a alguien que no me acepta, que me abandona, que me juzga y califica, que se molesta conmigo porque tomo las decisiones que yo crea correctas aunque esté en desacuerdo con mi amigo. No puedo y no quiero estar sentada en un rincón esperando a que mi amigo se acuerde de que existo… a que tenga un problema para que se acuerde de mí AHH SÍ, ME ESTÁ LLEVANDO EL DIABLO AHÍ ESTÁ GALHA PARA ESCUCHARME… QUÉ?? PERDÓN?? GALHA?? QUIEN ES?? QUE SE ESPERE, POR HOY ESOY FELIZ.
Siento asco de esto. Y no lo quiero.

Sé que todas las personas tenemos derecho a decidir con quién estar y de qué formas.
Y aunque de pronto me crea algo de culpa porque “el que ama, no espera nada a cambio” a mí me vale reteharta madre!!! No se me da la gana recibir miserias, ni limosnas de nadie. No se me antoja llamar o considerar “amigo” a quien demuestra con hechos que no lo es.


Esto no es amor dicen algunos… y seguramente tienen razón. Lo que siento vive en mí y seguramente no dejaré de amar tan fácilmente,  pero sí me doy el lujo una vez más de elegir el vínculo y no quiero estar en ningún que me deje desnutrida, aún estoy muuuuuuy lejos del desinterés y el abandono por mí misma, de ser santa o beber agua bendita… Asshh!!!

Galhamar Ryg


Imagen: Brian Viveros

domingo, 13 de diciembre de 2015

AyA

Hermana… Bendito sea el fruto de tu vientre… si existe o se ha ido, si llora o ha fluido.
Hermano… Benditas sean tus manos que trabajan y tu pecho que se ahoga si pierdes esperanza
Bendito sea el momento en que se encontraron, se miraron, se acompañaron, se amaron
Bendito sea el silencio que se queda por la casa, el vacío de quien sabemos ya no vendrá para mañana

Desconozco los motivos insondables del Universo, el plan que aunque nos duela siempre ha sido perfecto. Desconozco de qué estaba hecha esa criatura, tan solo sé que nos queda la fortuna de haber sentido anhelo por llevarlo a la aventura.

Desenvaina tu espada nuevamente y guerrea a la vida con uñas y con dientes
¿No es al mejor Guerrero a quien llaman a batalla? Hoy ya no cabalgas en solitario, la vida te ha regalado lo que tanto has esperado.  Cabalga contigo y a tu lado, fiera, fuerte, valiente Guerrera la que has amado.

Si algo hermoso he encontrado en las tragedias, es el hecho de mirar de frente al amor entre la hierba. No importa qué pase o cuanto duela, el amor viene y se asoma, nos abraza y nos recuerda:

“No están ni estarán jamás solos Ovejas Negras, somos el rebaño que sabe responder ante las piedras. Somos la manada fiel que te cobija. El manto invisible que te cubre, el refugio cálido para cuando se derrumben.”
Mi corazón late lento y muy bajito, estamos tristes por el nuevo fruto que ha partido, más nos queda de nuevo la esperanza y el saber que de fuego estamos hechos y siempre habrá un mañana.

Los amo AyA <3


Galhamar Ryg

martes, 10 de noviembre de 2015

MilagroS

No intentaré tocar el tiempo ni perseguir al sol
No está en mis manos fabricar las melodías ni cantar una ilusión

Si pudiera mostrar lo que ve mi corazón… él ve un sol estacionado en medio de un cielo azul. Mi corazón ve un arcoíris por sonrisa y un océano infinito donde hay piel. Mi corazón, este loco necio y enfermo corazón, ve un Lobo aullándole a la Luna, llamándola, suplicando su fulgor.

En medio de esta oscuridad donde no puedo palpar nada. Aquí bien adentro de esta soledad donde lo único que puedo percibir es el latido de mi corazón. Aquí de pronto me siento aterrada porque escucho las voces que me advierten que el camino está siendo  peligroso. Aquí de pronto me siento endemoniadamente sola porque las manos, los pasos que me acompañaban uno a uno se han alejado de mi andar.

Lo sé, lo entiendo, lo lamento tanto… Sé que no puedo ni si quiera pedir a nadie que me acompañe en el camino. Que confíe en el idiotizado juicio que aseguran todos debo tener. No puedo pedir a nadie que crea en lo que creo yo sin tener un gramo de razón. Y es que de pronto todo pierde el sentido… Sé que nadie tiene la obligación de aceptar aquello que cegada acepto yo, ni tienen por qué dar peso a mis palabras cuando lo que consta es contrario y todo parece un error… Pero duele, duele sentir este maldito remolino donde no cabe nadie más, duele esta sensación de total ausencia de confianza de lo que YOSOY.

Porque quien duda de lo que veo, duda también de mi corazón. Quien no cree en lo que yo escucho, duda también de mi razón. Quien no acepta lo que yo amo, no acepta tampoco lo que yo soy.

Y sí que estoy a oscuras y sí que en soledad. Porque yo no tengo nada en mis torpes manos, no tengo pruebas ni fundamentos, ni papeles o decretos, yo no tengo nada que no sea lo que siente mi cegado corazón, yo no tengo nada que no sean las patas a toda prisa con las que se mueve mi intuición, yo no tengo nada que no sea fe, esperanza y amor.
Yo no tengo nada que no sea un puñado de palabras torpes entre lágrimas, dolor y desesperación.  

Si acaso tengo el recuerdo de lo que  antes fui. Tengo el recuerdo cruel clavado en mi cabeza y en cada poro de mi piel. Tan solo necesitaba una Luz, una palabra de confianza, una mano que se aferrara a la mía y no me dejara morir. Tengo el recuerdo del aturdimiento al despertar, del frío maldito que te abraza los huesos y te hace temblar hasta llorar. Tengo el recuerdo de las sombras que te aterran y no te permiten moverte más. El recuerdo del deseo desesperante de querer y no poder parar.
El recuerdo de la maldita necesidad de escuchar esas palabras de cualquier otro ser: YO CREO EN TI                Tengo el recuerdo de haberlo perdido todo y de saber que nadie daba un peso por mi palabra o por mí…


Si hoy miro atrás, si hoy vuelvo la vista a ese pasado puedo decir con las manos llenas de realidad que los milagros existen… que yo volví a nacer.

Y es justo eso lo único que tengo ahora.

En medio de esta oscuridad donde no puedo palpar nada. Aquí bien adentro de esta soledad donde lo único que puedo percibir es el latido de mi corazón… Aquí me aferro a lo único que estoy segura tiene vida: Mi Fe, Mi Esperanza… Mi Amor
Aquí me aferro con garras y colmillos a ese aullido, a esa Luna, a ese tenue Fulgor.
Aquí me aferro a lo que sé que existe aunque solo puedo verlo yo.
Aquí… no perderé la fe ni dejaré de creer en el milagro que hay en ti, en el milagro que hay en Mí.     En el Milagro que YOSOY

Galhamar Ryg


Imagen: http://hau.media/arte/creativas-obras-de-bodypaint-que-brillan-en-la-oscuridad/

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Lo más importante

Me niego a sentirme débil, chillona, agotada, desprotegida y abandonada.  Me quiero creer que tengo la capacidad de no necesitar a nadie que no sea yo tomada de la mano de Mi Amada Diosa Madre.   Necesito de pronto sentirme total y absolutamente capaz para mantenerme económicamente y a mis cachorros conmigo,  la capacidad para tener la casa en orden, hacer comida deliciosa y nutritiva, y más allá de todo eso, satisfacer todas mis necesidades emocionales, mentales y sexuales.
Sí, lo que quisiera es no necesitar de nadie para nada. En algunas ocasiones lo consigo…
Pero en un instante se me derrumba la autodependencia, desaparece y lo que resulta ser peor, me enloquece!!
De pronto me siento chiquitita, débil y perdida. De pronto busco desesperada una mirada de aprobación, un beso que me diga un TE AMO, una caricia que me haga sentir que pase lo que pase no han de abandonarme, un susurro, un abrazo, un chispazo aunque sea pequeñito que me diga AQUÍ ESTOY CONTIGO, PARA TI, POR SIEMPRE.

De pronto me siento terriblemente sola a pesar de estar con alguien a mi lado, mientras mi mente me repite la misma maldita historia SE IRÁ, ESTÁ MINTIENDO, NO TE AMA NI TANTITO, ESTÁ USANDOTE, TODOS LO HACEN. ¿QUÉ MÁS HARÁS ESTA VEZ PARA RETENERLO? Me enloquece, me desespero, me angustio y voltea mi Lobo a verme de reojo y me pregunta: ¿ESTÁS BIEN? Con mi carita de idiota solo asiento con la cabeza sin poder decirle MUERO DE MIEDO A PERDERTE…

Y no se lo digo porque no es en sí el miedo a perderle, es en su totalidad el miedo que me da no estar conmigo misma. Sentirme de pronto en ese pantano emocional y mental que me hunde y me recuerda lo espantoso que es perderse no en los ojos del otro, sino en la necesidad de su mirada. No en el amor del otro, sino en la maldita urgencia de sentirme amada. Me recuerda lo angustiante que es intentar una y otra vez alcanzar el amor de alguien que simple y sencillamente nunca va a amarte… Y nada tiene que ver con el hombre que me acompaña hoy o con el que lo hizo ayer o con el que lo hará mañana. Este demonio está adentro. Me habita desde que tengo uso de razón y me acobarda cuando menos me lo espero.

ESTAR SOLA ERA MEJOR me he repetido, estando sola no necesitaba preocuparme de conseguir el amor de alguien o de mantenerlo conmigo. Estando sola ponía toda la atención para mí y me sentí fuerte, tranquila y en paz. No tenía que poner a prueba nada, ni me enfrentaba en situaciones donde debía pensar cómo responder o cómo evitar comportarme, lo que tenía era para mí sin necesidad de invitar o compartir. Estar sola significaba estar cómoda y serena y aunque sé que se supone que una relación sana me tiene que hacer sentir igual, la verdad es que no es así en mi caso.

Porque no tiene virtud poner atención en mí cuando no tengo nada más en qué hacerlo.
No tiene logro alguno tomarme de la mano cuando no hay ninguna otra mano al alcance.
No le veo ganancia al hecho de amarme cuando sé que nadie más lo hace.
No me aplaudo el hecho de autodepender cuando no había nadie más de quien hacerlo.

El reto está frente a mí hoy día. El reto de mirarme en esos bellos ojos color café sin perderme a mí misma en ellos. El reto está en amarme tanto como para ubicar mi espacio junto a él sabiéndome digna de todo el amor que tiene para darme y que además me pregona y me demuestra. El reto está en seguir dependiendo de mí misma para sentirme feliz, tranquila, en paz y cómoda, sin cargarle a él toooooodo mi costal de emociones, necesidades y carencias.

-                DIME GALHA QUÉ TENGO QUE HACER PARA QUE TE SIENTAS SEGURA DE MÍ.
-                NADA MI LOBO… MI FELICIDAD Y MI SEGURIDAD NO DEPENDEN DE TI. ASÍ COMO TU SOBRIEDAD NO DEPENDE DE MÍ TAMPOCO…

¡¡¡Lo tenía en mis manos!!!  Debí responder con mi lista de peticiones y exigencias como toda buena codependiente que soy: “No me engañes, no veas a otras en la calle, no tengas amigas lindas, no hagas nada sin que yo me entere, no me mientas, no me hagas sentir fea, de hecho tienes que hacerme sentir la máaaaas bella del mundo y que nadie absolutamente nadie en esta tierra te gusta más que yo, también tienes que llamarme todo el tiempo y escribirme y estar atento a lo que yo quiera, necesite o se me antoje. Cántame, baila para mí, escríbeme cartas, no hagas nada que me moleste, hazte cargo de mí todo el tiempo, te necesito!!!!!!” ¿Loca? Nooooo… cassssiiii.

Pero no lo hice. Tuve que decirle que mi felicidad y seguridad no dependen de él, sino de mí misma. Se lo tuve que decir porque esa es la verdad y teniéndolo a mi lado me cuesta más trabajo ser feliz por mis propios medios. Me cuesta mucho trabajo compartir mi atención no con él sino conmigo, no olvidarme de lo que yo necesito y proporcionármelo. Creerme… por piedad creerme que soy hermosa, tan hermosa como para tener todo el derecho de ser amada, que soy digna de ello y que no tengo que hacer absolutamente nada para “ganarme” el amor.

Quiero amar… amarlo tanto que sea capaz de dar mi vida en cada instante por él, al igual que lo hago con las otras personas que amo. Pero quiero amarme en la misma medida, con la misma intensidad y con el mismo valor que tengo para hacerlo con otros.  Quiero amarme y cuidarme, ser cariñosa y paciente, respetarme los tiempos y los espacios tanto como lo hago con mis cachorros. Quiero escucharme atentamente, consolarme, apoyarme, alentarme, tanto como lo hago con la Coneja que es mi mejor amiga. Quiero preguntarme qué quiero, qué me gustaría, si me siento cómoda, si me siento tranquila, tanto como lo hago con el Lobo cada vez que lo veo inquieto… Cuidar lo que me digo, ser amable, no agredirme tanto como lo hago con el resto…

Carajo!!! Quiero tomarme de la mano y no perderme nunca…

 Y sí mirarme en esos ojos
Y sí perderme en esas caricias
Y sí hacer planes del hoy por hoy o de una vida
Pero siempre teniendo en cuenta que YO SOY lo más importante de mi vida

Galhamar Ryg


Imagen: Christian Schole

miércoles, 28 de octubre de 2015

Mi Regalo

Amo la forma en que te estiras al despertar…
Ese momento de tortura en que todo tu cuerpo sedoso y desnudo se debate entre cumplir con el deber o seguir envuelta en el placer de las sábanas que te aprisionan.

Si tuviese  que mencionar lo que más amo de ti no sabría cómo empezar o por donde. Porque adoro tus pies al aire, tus ojos expresivos, tu cabello enredado. Amo tus sonoras y francas carcajadas, tus lágrimas descaradas, tus palabras arrebatadas. Amo la habilidad tan tuya para perder las cosas, tropezarte con todo y enredar tus cabellos en los lugares menos pensados. Amo tu ser tan cambiante… a ratos feliz, a ratos tremendamente triste. Tu fiereza para defenderte, tu mirada tan penetrante, tus dedos con anillos…

Amo todas las locuras que te inventas: el hablar tan seriamente con tu cuerpo, la intimidad  profunda que guardas con Nena y Gusanito.  El hablarle al Cactus y pedirle que te ayude por vez primera a mantener una planta con vida.   El comunicarte con todo lo que en apariencia no tiene vida. La locura de convertir con tu magia y poder una sencilla bebida en una poción curativa.   La capa invisibles con la que te cubres cuando intentas pasar desapercibida por algún lugar. O las alas enormes que aparecen en tu espalda cuando sabes que te tienes que arriesgar.
El secreto que encierra tu nombre… el que te diste, el que te elegiste, el que describe a la perfección tu misión en esta vida…

Amo tu tierno y honesto “¿Me abrazas?”  =( Acompañado de tus ojos llenos de lágrimas y con toda la inseguridad y cansancio en las manos, como ofrendando, como intercambiando esa inseguridad por un abrazo. Amo cuando entras en pánico y te imaginas taaaaantas desgracias jajajajaj podrías escribir mejor una novela de terror y serías famosa!!! De igual manera amo tus celos idiotas y sin sentido.  Amo tu tristeza sin razón, tu miedo paralizador, tu rabia antes de sangrar, tu ladrido sincero a quien te hace enojar. Tu soledad… tu eterna e inagotable manía de esconderte, guardar silencio, soñar despierta… sí en soledad.

Amo la oscuridad en donde escondes tu parte animal. La psicópata, la insaciable, la rencorosa capaz de asesinar. Esa oscuridad en donde encierras las serpientes más peligrosas, las sometes, amordazas y les adviertes que no podrán actuar…  tan solo a ratos y a solas les permites hablar. Con paciencia escuchas sus deseos, sus perversos, resentidos y maniáticos deseos. Amo esos ratos en los que te sientas cual Bruja Perversa, las acaricias despacio y las dejas enredarse entre tus piernas. Sí, ese momento en que jugueteas con esas bestias, les das un beso, te despides y las vuelves a encerrar.      Solo tú y yo sabemos cuánto trabajo cuesta mantenerlas en ese lugar quieto, oscuro, sin libertad.


Amo la excitación que te despiertas al bailar, el autoerotismo con el que te envuelves si cantas, si mueves tu cadera, si acaricias tus capullos y te tocas los rincones. Amo la libertad con la que te hueles los aromas, te exploras, saboreas y reconoces… Amo la sensibilidad de tu espalda y la perversidad de tu excitada mirada.     Ese momento en que te sabes diosa, el momento en que tu lengua se convierte en serpiente y tus brazos y piernas en enredaderas. Amo las ganas con las que tu boca besa, con las que tus piernas se abren, las enloquecidas ganas con las que dejas que tu fiera cabalgue. El instante infinito, silencioso, explosivo en que tocas el éxtasis en presencia del testigo que elegiste.  

Amo tu frialdad cuando algo no te importa y la calidez de tu corazón cuando de amor te desbordas.
Y es que es ahí, justo ahí donde se esconcen tus secretos. En esa enloquecida forma que tienes de amar.  Porque amas una flor tanto como el amanecer que se asomó hoy por tu ventana. El brillo en los ojos de los Guerreros, su voz y carcajadas.     Amas con intensidad a tus Ángeles Guardianes… a los que se fueron y a los que van llegando. Amo tu aferrarte a salvarlo todo, la osadía con la que te vendas los ojos y te avientas al vacío con la única conciencia de que el amor abrirá sus alas tras de ti y no te dejará morir esta vez, ni la otra, ni la que siga o las que haga falta. Amo tu fe ciega en esa Diosa, la que creaste, la que te inventaste, la que hoy por hoy necesitas tanto como al aire para poder sobrevivir. Amo como te pierdes en ella y mamas de sus tetas lo necesario para seguir amando y existir.

Amo tu mirarte en cada niño. Tus manos suaves y pequeñas, tu cintura deformada, tu vientre abultado… Amo tus uñas largas y tus cabellos rizados, amo tu mente ágil y tus piernas torpes, tus labios rojos, tu cuerpo perfectamente imperfecto, entregándose de a poco a cada momento.    Tu amabilidad para el amor y tu hocico rabioso para el ego.
Amo tus bobadas, bromas sin sentido y acciones estúpidas. Tu enojo y tu coraje, tus resentimientos y agonías. Tus traumas y manías. Tus dolores que no callas y la miel de tus caricias.


Amo de ti tantas cosas Hermosa Galha… Pero hoy a tus 5 años de vida sobria. A tus 38 años de vida y sombras, hoy lo que más amo es el por fin haberte encontrado y caminar inseparable de tu mano.

Te amo Hechicera. Te amo  Galhamar Ryg… Feliz Aniversario… Feliz Cumpleaños  <3 <3 <3



Galhamar Ryg


viernes, 9 de octubre de 2015

En apariencia...

 Tan solo siento mis patas débiles, mi hocico roto. Mi pelaje empapado y mis parpados desgarrados. Gotean mis pupilas mas no sé distinguir si es la lluvia, mis lágrimas o sangre.
No puedo ver, no puedo ubicar en donde estoy, no escucho nada!!

Percibo mis patas ya no débiles sino rotas. Mi piel podrida cayéndose a pedazos, mis ojos incapaces de percibir si quiera una sombra, solo gotean, sangran, se desbordan…

¿Qué pasó? ¿Cómo me perdí? ¿Cómo fue que me alejé de la manada? ¿Dónde está la que me guiaba en el camino?  Sí aullé, ladré, afilé mis colmillos y me abalancé sobre el enemigo, era gigante y aterrador. No sabía por dónde empezar para atacarlo. Era un gigante que rugía y abría sus brazos persiguiéndome, no necesitaba tocarme o con sus garras atacarme. Su sola presencia, su sola mirada, su solo rugido me clavaba el mensaje en el cerebro NO PUEDES CONTRA MÍ, YO SOY TU PEOR PESADILLA

No di paso hacia atrás, lo enfrenté. Enfrenté ese terrible personaje que se me para enfrente y me dice que nadie ha de amarme. Ese maldito despiadado y cruel monstruo que me grita que han de abandonarme, que no soy suficiente con nada, que mis cachorros están igual o peor de perdidos que esta pobre idiota que trata de ser algo llamado “madre”  Me he enfrentado con esta bestia que me dice que no soy capaz de tomar una buena decisión y que el hombre que yo elija para compartir mis días solo puede ser un enfermo, desquiciado, psicópata que me chupe la sangre de las venas y la fuerza que mis tetas intentan sostener. He afilado mis colmillos y como buena Loba enfurecida me lancé contra él, contra este maldito personaje que me dice que soy incapaz, que soy estúpida, que no sé amar…

La batalla contra él ha sido agotadora. Llanto, sangre, dolor, angustia, dudas. Todo me envolvió, todo se volvió extremoso y absorbente. No me di cuenta de mi condición hasta que el maldito se largó.  Sé que atacará de nuevo, sé que volverá intentando derrotarme, porque esta vez no se lo permití.  Mas he quedado agotada, rota, seca, sin fuerzas.

Agotada porque tuve que renunciar con dolor al deseo que tengo de controlar la vida de los demás. Porque en la batalla tuve que demostrar que el amor que siento no es de chocolate ni de papel, es grande, es fuerte, es capaz de quedarse en los mejores y en los peores momentos también. Me rompí porque tuve que correr desenfrenadamente contra la corriente buscando una solución, ideando las formas de dar motivación, alegría, seguridad y opciones para que los talentos no se pierdan y sobre todo que no se pierda la confianza débil que se puede tener entre las plumas y el papel.  Me sequé entre tanto fuego que esquivé, tantas lágrimas que derramé y tanta sangre que desbordé. Seca hasta el cuello porque es el fuego que señala, juzga y aparta mientras se te hace saber que es tu castigo por desobedecer.
Sin fuerzas porque en cada aullido, en cada mordida, en cada gota que caía se fue todo de mí. No sé hacer las cosas a medias, ni quedito, ni a ratitos.

Luché con toda la fuerza que soy capaz, así como busqué, amé, esperé, llamé… Mi canto y mi baile jamás se dejaron derrotar, mis patas vueltas locas brincaban y cansadas empezaban una vez más…

Y terminó… vuelvo a mi madriguera. Busco arrastrándome el refugio porque el camino lo perdí. No sé por ahora si es hacia la izquierda o hacia la derecha, no sé por ahora si quiera donde estoy.
Vuelvo y destrozada busco el calor. El calor que me da una carcajada y el grito a lo lejos que me llama MI GÜERISSS!!!  Busco enterarme a dónde andan los 7 Guerreros y la mirada honesta y franca de su creador.
Busco el calor que me da un CUÍDATE MAMÁ, TE AMO, DESCANSA, COME BIEN POR FAVOR.
El calor que me da una bella canción ME GUSTA VER LA VIDA PASAR… ME GUSTA VERLA CONTIGO. Busco hecha una mierda un lugar donde pueda protegerme y descansar.
Un lugar donde no tenga que escuchar a más nadie, ni tenga que explicarle al mundo mi sentir, un lugar donde no me reprochen los silencios, ni me exijan la atención o el tiempo. Un lugar donde no tenga que justificar mis actos o tenga que dar explicaciones del por qué de cuanto callo, de mis decisiones, de mis insanas elecciones, de mis aparentemente contradictorias formas de vivir y morir mientras renazco.

¡¡Estoy agotada!! No quiero hablar, ni entender, ni explicar más. Tan solo busco, pido y suplico mi madriguera, un lugar donde reposar…

Y empiezan los ríos a correr. Empiezan los ríos entre mis piernas y me sé una vez más en esta hoguera. Comienzo escuchar el Canto de Mi Madre… DUERME CARIÑO MÍO… JUNTO A MI CORAZÓN, CIERRA YA TUS OJITOS, DUERMETE SIN TEMOR. TE ARRUYARÁN MIS CANTOS, DUERMETE SIN TEMOR. TE ARRUYARÁN MIS CANTOS, DUERMETE SIN TEMOR.

“Madre… Amada Diosa Madre que me engendras, purifícame por favor.  Repárame, forma mi esqueleto una vez más. Diseña la piel que me acompaña y permíteme de nuevo pararme sobre mis patas… Madre… Amada Diosa Madre que me abrazas, Dale de nuevo el color a mi mirada, el sonido a mi alegría, la canción en mi voz que a ti te grita. Dame fortaleza para entender y asimilar que ahora el camino me pertenece y que mis pasos tengo yo misma que guiar.
Madre… Amada Diosa Madre que me bañas, purifica mi cuerpo, afila mis colmillos, dale poder a mis aullidos, has que vibren y exploten de nuevo mis latidos”

Me sé ahí, en ese lugar sin igual. Me sé ahí protegida, arropada, destejida y lista para volver a empezar. Me sé en los brazos de La Diosa Madre que me ha creado… no necesito por ahora más.

Y por fuera parezco una mujer, una que se aparta y prefiere la soledad. Una que quizás esté triste o perdida en los ojos que no para de mirar. Por fuera parezco una madre irresponsable, inconsciente, que no sabe amar. Y también una loca que no se valora y pierde su tiempo intentando salvar lo que no tiene final…

Sí…  Parezco todo eso por fuera aunque por dentro sea esta Loba con cabello rizado intentando ganar una batalla más. Prometiéndose a sí misma que después de esta muerte nuestros ojos volverán a brillar.

Galhamar Ryg


Imagen: https://encontramesipodes.wordpress.com/2015/05/