miércoles, 27 de enero de 2016

De vuelta

Hola Brujis!!

A veces quisiera decirte tantas cosas… pero no sé desde qué persona tendría que hablarte, desde la solitaria que pide ayuda, desde la prudente que escucha y consuela, desde tu mejor amiga que alienta y motiva, desde la cruel y tirana serpiente que devora. No sé exactamente cuál de todas podría salir…

Brujis me siento inmensamente feliz por haber vuelto a la escuela,  no imaginas la maravillosa sensación que fue para mí volver a pisar un salón de clases. Estando ahí olvidé de momento que en apariencia se me dieron las cosas con el objetivo de echar raíces en una empresa que hoy por hoy confía en mí, olvidé que al estudiar doy un ejemplo a mis cachorros de superación y disciplina, constancia y sobre todo de que todo lo que se desea con el alma se puede alcanzar; olvidé que a futuro este “estudio” va a darme ganancias en la cuestión monetaria y que promete en consecuencia una vida más relajada y tranquila. Olvidé todo esto que es sumamente importante y cierto, pero lo olvidé porque estaba en un momento de total y absoluto disfrute de encontrarme nuevamente en el papel de estudiante, porque en algún momento de mi vida me convencí que esto no era más para mí,  me convencí y me resigné a morir en esta vida sin haber conseguido un título profesional, me resigné a dejar que las cosas “sucedieran” sin sentirme frustrada y poca cosa por eso. Y hoy de nuevo la vida me da un regalo. El regalo de decirme GALHA VAS A LOGRAR LO QUE SOÑASTE ALGUNA VEZ. ¡¡Carajo!! No cualquiera puede decirse esto. Me siento afortunada.

También he de decirte que otra sorpresa que ha llegado a mi vida es el hecho de poder vivir en armonía con mi hermano. El que creí perdido, el que alguna vez se apartó de mi camino. Hoy vive conmigo y lo hacemos bien. Compartimos gastos, actividades, compromisos. Estamos trabajando hombro con hombro para salir adelante, él con la nueva familia que construye y yo con mis cachorros…

Ese par de locos que a cada momento me arranca carcajadas, ilusiones. Con la novedad de que está decidido que el 2do se irá a vivir a Japón. Hace apenas unos días me lo dijo, su plan está perfectamente diseñado en su mente, tal como lo están sus historietas y escritos. No dudó ni un instante acerca de su proyecto de vida. Fue tan determinante su decisión y su seguridad de lograrlo que me espantó.  Sentí temor de sentirlo lejos de casa, lejos de mí. Sentí temor de no volver a verlo. Sentí temor de verlo crecer tanto… Fue como si al escucharlo mi mente y mi corazón comprendiera que tengo que disfrutarlo intensamente porque pronto se irá a perseguir sus sueños. Me llena de alegría verlo tan seguro y también el haber tenido esta sensación al escucharlo, es una de esas cosas que bien se sabe que van a pasar con seguridad.

Anoche tuve que hablar con el 3er cachorro y rememorarle el día en que su padre le dijo que lo ama por sobre todas las cosas y a pesar de todas la circunstancias, mismas que con él han sido delicadas desde siempre. Una vez más lo vi convertirse en un pequeño cachorrito.  Lo vi hacerse pequeñito ante mis ojos, un pequeñito que aunque no entiende muchas cosas, tiene un corazón enorme para amar y permitirse ser amado.  Lo tuve en mis brazos, lo consolé y traté de comprender qué era lo que estaba sintiendo y pensando. Y aunque sé que no lo logré del todo, sí sé que de mi corazón viajó hacía el suyo lo que tanto necesita. Un regalo más para esta Loba loca que no tiene descanso.

Quiero platicarte Brujita que en mi nuevo grupo de terapia me he sentido tranquila y arropada, cosa que me hacía tanta falta desde tiempo atrás. En la oficina me siento como pez en el agua, en casa por igual, en todos lados en realidad. Todo marcha bien…

Más por las noches, en la oscuridad de mi mente, en la soledad de mi corazón algo terrible se despierta y me tiene jodida.

Mi cuerpo me lastima, me agrede. Siento una terrible desesperación que no he logrado aplacar a solas. Me duele el voltear hacia un lado de la cama y percibir el frío vacío que me acompaña. Me lastima el no poder hablar con todas sus letras lo que en estos últimos 2 meses he sentido. Y es que hasta a mí llegó a hartarme la sensación de tristeza y dolor tan intensos. Me cansó el sentirme desesperada y no poder comprender lo que estaba sucediendo.
Hoy miro esos días y me parece como si estuviera cocinándome mi Diosa Madre.  Me imagino atada a un palo dando vueltas lentamente, sintiendo un dolor insoportable y sin poder hacer absolutamente nada. Así me imagino. Me veo sin poder decir una palabra porque perdí la confianza en la gente que me rodea. Odio de pronto tener los sentidos tan alerta y darme cuenta de las intenciones escondidas detrás de las sonrisas que aparentan. El saber que tratándose de algunas personas “todo lo que diga puede y será usado en mi contra” Odio en ocasiones el no poder confiar lo mínimo porque el hecho de compartir no significa siempre que estés esperando una respuesta HAS ESTO, NO HAGAS AQUELLO, DEJA DE PENSAR DE ESTA FORMA… Me cansé de escuchar que estoy equivocada en lo que percibe mi intuición escondida porque las apariencias dicen cosas diferentes.  Me duele el tener que justificar mis actos con lo único que tengo para decidir cabalmente: Mi intuición.
Y duele no porque mi intuición sea poca cosa para mí, sino porque lo es para algunos cuantos.  

Todo lo que sentí mientras estaba atada se quedo guardado en mí. Todo el llanto, los gritos desesperados, la incomprensión, las dudas, el dolor. Todo lo guardé tan perfectamente amada Brujis que ni a ti te lo pude decir.  Mientras me observo atada intento descubrir qué fue lo que  me lastimó tanto. Por un lado el no poder tener en mis manos a quien tanto amo.  No poder verlo bailar y escucharlo cantar. No poder amanecer en sus brazos y no dormir por tenerlo pegado a mí. Me dolió el hecho de que lo que yo quería tuvo que quedarse a un lado porque era más importante sanar, encontrar y recuperar los caminos… Sí, me dolió mi egoísmo pero eso pasó a segundo término cuando empecé a investigar en mis adentros ¿Estás segura de lo que estás viendo? ¿No escuchas a todos los demás que te dicen que estás equivocada? ¿Dónde has desbordado tu amor y tu alegría?  Abrirme de nuevo el pecho y tragar a pedazos mis propias viseras para encontrar y descubrir realmente lo que hay en mi interior: ¿Dependencia? ¿Amor? ¿Soledad? ¿Lujuria? ¿Qué diablos es lo que me ata?  Este proceso fue lo verdaderamente tormentoso. ¡¡¡Qué difícil es escucharte cuando todos gritan!!! ¡¡¡Qué difícil y duro es enfrentarte con lo que sientes cuando insisten en que no deberías sentirlo!!!  ¡¡¡Qué duro es callar la voz de la mente enloquecida de reclamos y escuchar fielmente la voz del alma en cambio!!!

Y más tormento aún cuando me di cuenta que en ese terrible lugar no cabía nadie más que yo. No había un oído que percibiera mis alaridos. No había una voz que me explicara lo que estaba sucediéndome, no había una compañía o una mano que me hiciera sentir acompañada en el proceso. No culpo ni reclamo a nadie este hecho. Entiendo que era únicamente para mí. Entiendo que nadie tiene la obligación de acompañarme ni de explicarme nada. Entiendo que las prioridades las elegimos cada uno en libertad. Lo entiendo, pero me dolió. Me dolió sentirme tan endemoniadamente sola y abandonada por quienes yo aseguraba no me abandonarían jamás y bajo ninguna circunstancia. Me dolió ver claramente el rechazo hacia mí y hacia lo que yo amo. Me dolió verme silenciada de la manera más estúpida y por los motivos más idiotas. Me dolió ver como lo que yo creía era confianza se transformó en recelo infundado.
Me dolió ver que esos estúpidos motivos fueron los que provocaron el abandono, el rechazo y finalmente la indiferencia. Sí!! Dolió hasta los huesos y lo tuve que tragar y digerir también a solas junto con todo lo demás que me tragué.

Hoy me duele mi cuerpo completo y sé que es una manifestación de tanta tortura mental. De tantas emociones escondidas, de tanto darme cuenta, una vez más, que este camino es personal, que es solamente para mí, que la gente viene y va, que los vínculos nacen y mueren. Me duele mi cuerpo porque ha estado expuesto a una tensión exagerada y una tristeza verdaderamente descomunal.

Poco a poco todo va alineándose nuevamente. Poco a poco el frío va cediendo y mi comprensión aclarándose. Hoy puedo ver que todos esos días de dolor fueron perfectamente necesarios para que me diera cuenta de que, lo que vale y lo que en verdad importa es lo que hay en mi interior. Que el amor que me habita es inmenso. Que el proceso que curso es exclusivamente mío y tengo el derecho de tomar decisiones, sin calificarlas. Tengo el derecho de sentir todo lo que sea necesario y de no comprender nada que mi mente no pueda. Hoy puedo ver que esta cocción era necesariamente lenta, en solitario y dolorosa, tenía que ser así para poder abrazarme de tal forma que renovara la promesa que ya me había hecho anteriormente: GALHA NO VOY A VOLVER A ABANDONARTE JAMÁS.  Porque al final final se fueron todos, pero me quedé yo. Y no me hice pequeña, ni menosprecié mi llanto, ni el dolor, ni las dudas, ni las asimilaciones. Así como tampoco menosprecié mi intuición, ni la voz de mi alma, ni lo que deseo o necesito.  Me acepté ahí como estaba, atada, quemándome, cocinándome, desesperada…

Bruja… Brujita mía!! Amada Galhamar Ryg!!!  Te escribo de todo esto porque eres el único ser en quien hoy confío plenamente. Te escribo y te platico con tranquilidad qué fue lo que nos sucedió.  Y una vez más Bruja… Brujita mía… Amada Galhamar Ryg… renuevo mi promesa para ti y principalmente hoy te escribo para felicitarte por todo lo que lograste, por todo lo que pudiste resistir, por todo lo que aún te queda por crear y por vivir.

Bonita: Te Amo. Te amo Galhamar Ryg.






Galhamar Ryg


Imagen: Galhamar Ryg 

martes, 19 de enero de 2016

Tarde

De pronto te apareces de la nada. Como si tuviera la obligación de atenderte y escucharte. Como si tuvieras el derecho de venir a derrumbarme.
De pronto te apareces como un fuerte viento que me enfría, me despeina, me quita el equilibrio y el aliento.
De pronto vienes con palabras dulces y me dices que me amas, que soy tu vida, que mi sangre corre por tus venas, que soy lo que siempre soñaste y estás casi listo para volver y dispuesto a despertar junto a mí a cada amanecer.

De pronto vienes queriendo organizar una vida que tú mismo abandonaste. No con una petición, ni una propuesta, sino con una imposición de lo que ha de pasar mañana cuando frente a mí te me aparezcas.
De pronto esperas que responda igual que tú, con dulzura y una sonrisa abierta. Con los brazos extendidos dispuestos a abrazarme a ti y a dar gracias a la vida que te ha devuelto al lado mío.
Esperas que te diga como siempre “Sí…”  Que doble mis rodillas, que doblegue mi espíritu y orgullo, que renuncie una vez más a mi paz y estabilidad, que esté dispuesta y solicita para ti, porque así te acostumbré, así me dejaste de lado, así se quedó la pobre idiota llorando por tus pasos.

¿Dónde estabas mi amor cuando mis ojos te han llamado? ¿Dónde fuiste cuando te pedí que te quedaras a mi lado? ¿Qué escuchaban tus oídos cuando mi boca gritaba por un cálido abrazo? ¿Dónde huiste cuando mi pecho necesitaba al menos ser escuchado? ¿Dónde tiraste las letras que son tuyas y  mis manos derramaron? ¿Dónde están los besos y el amor que para ti sembré y aún no has cosechado?

¿Dónde crees que quedé yo con el silencio, el abandono y tu cruel indiferencia?
¿Dónde imaginas que quedó mi alma cada noche si no dejaste ni una rosa que me envuelva?
¿Dónde piensas que escondí el fuego que me quema y apagaste?
¿Dónde crees que quedaron mis manos secas y cansadas de buscarte?

¿Cómo esperas que de nuevo te reciba y mi corazón a ti se abra?

Ya no puedo… Ya no puedo con la espera y las estúpidas promesas de iniciar de nuevo juntos una  vida. Ya no puedo digerir palabras dulces cuando lo que he tragado  han sido trozos de realidad amarga y tristeza inacabable. Ya no puede mi ser entero con tantas mentiras, juegos idiotas sin salida, noches en vela esperando tu sonrisa, días helados convirtiendo el sol en agonía.

Ya no puedo… Ya no puedo ni quiero ser parte de tu  juego. Lo entendí, lo acepté.

Tú no me amas ni un poquito cariño!! Tan solo me has usado y no me sueltas porque soy una pieza importante en tu partida, pero de necesitar a amar hay una diferencia.
No sabes lo que hay en mi corazón y nada puedo hacer para que al fin comprendas.
No sabes lo que es el amar con acciones, sin promesas.  Lo que es entregar tu alma a un ser por entero. Lo que vale una mirada, una café, una carta, un tierno beso. No sabes lo que había en mi manta cuando he arropado tus piernas, ni lo que había en mis brazos para ti al dormir o cuando estaba despierta. No imaginas lo que soy y la esencia que me conforma…  No te gusta la luz que envuelve mi apariencia de Loca…




Ya no escribo esto para ti…  ni espero que lo reconozcas o me leas. Tan solo escribo para mí… como siempre, intentando renacer las hojas muertas. Solo escribo una vez más para recordar quién soy y de qué estoy hecha.

Y estoy hecha de Luz, Fuego, Magia, Luna, Aullidos, Flores eternas.


Una vez más me queda recoger lo que me pertenece y abrazar mi vientre fuertemente. Una vez más intentaré reordenar mis mil pedazos y acomodar mis pies para retomar mi camino y andar sobre mis pasos.

Una vez más me envuelvo y me abrazo en el amor infinito que ni tú ni nadie puede jamás arrancarme. Y bien sé que aunque hoy me sienta morir, no me llevará mucho volver a levantarme.


Galhamar Ryg


Imagen: Kiyo Murakami 

viernes, 15 de enero de 2016

Gracias

No se ven a diario seres como tú.

De inicio quiero agradecer a la vida el hecho de tener en común contigo esta bendita enfermedad llamada alcoholismo… Sí, es bendita, aunque por hoy estés abriendo los ojos ante la gravedad del problema y te parezca monstruoso. Aunque al parecer todo lo que ha dejado en nuestras vidas ha sido ruina, desdicha, desolación, humillación, sueños no logrados, talentos desperdiciados, familias rotas, hijos torcidos… Sí, repito: Agradezco a la vida hoy, padecer esta BENDITA enfermedad.

Creo que es una bendición tener la extrema sensibilidad que nos caracteriza. Podemos percibir mentiras, engaños, alegría, tristeza o lo que sea de quien tenemos en frente, a veces incluso sin necesidad de escuchar una palabra.
Esta sensibilidad nos acerca al arte, a disfrutarlo, crearlo o ambas.
Nos lleva a viajar en infinitos cielos imaginarios, con personas que añoramos, con situaciones que necesitamos vivir.
Esta sensibilidad extrema nos da la oportunidad de amar y vivir de una manera tan intensa que pocas veces, antaño, pudimos soportarla sin beber.

Veo como bendición tener una mente desesperadamente ágil. Tener la capacidad de idear una y mil maneras para obtener lo que queremos, batallamos y guerreamos sin descanso hasta salirnos con la que se nos antoja, con la que imaginamos, con la planeamos… ¿Cuántas veces la falta de dinero, el horario, el encierro, la distancia, los lamentos etc nos hicieron privarnos de lo que tanto ansiábamos consumir? Siempre encontramos “soluciones” para beber o drogarnos. Siempre.  Si bien el alcohol nos arrebato las facultades para decidir, no nos arrebata la capacidad mental que tenemos y hoy por hoy sin beber la seguimos teniendo. Si no es esto una bendición entonces ¿qué será?

¿Conoces ser más necio y terco que el adicto? Una y otra vez intentamos, lo volvimos a intentar y de nuevo más tarde lo intentábamos una y dos mil veces más. Está escrito por ahí  “…es el colmo de la obstinación desbocada… aunque él crea que no es así”. 

¿Y qué me dices acerca de tener una valentía descomunal?  Nuestra locura, coraje, rebeldía, nuestra “enfermedad” nos hicieron desafiar de inicio a nuestros padres y maestros, posteriormente a una sociedad que nos rechazó, desafiamos los tabúes y cánones existentes y nos atrevimos a crearnos unos a nuestro antojo.       Desafiamos incluso a la misma muerte y al tan mentado dios con nuestra manera de destruirnos. No todo el mundo es bendecido con este enorme regalo: El Coraje y el Valor

La enfermedad finalmente y nuestras singulares características nos hicieron vivir sumergidos en el infierno que nosotros mismos nos creamos.

Pero más allá de ese infierno que jamás podremos borrar, aunque queramos, está la luz de la verdad que se asoma detrás de todo esto.

¿Sabes Querido? No cualquier persona se atreve a levantarse sobre sus dos pies y decir BUENAS NOCHES, YO SOY ______ Y SOY ALCOHOLIC@
No cualquiera se atreve  además, a decir lo terrible que es sentirse tan solo. Solemos esconder el terror que nos da la vida, el acercarnos a nuestra familia destruida, el ir a pedir empleo.
Es muy difícil que una persona se despoje del “personaje” que juega a ser todos los días y de verdad se desnude y  se reconozca ante otros como lo que es.

Aunque parezca tremendamente complicado, no lo es. El día de hoy tenemos solamente que reacomodar nuestras virtudes. Qué tal si ahora intentamos usar todo lo que tenemos a nuestro favor:

Usar nuestra extrema sensibilidad para transmitir amor, confianza, esperanza a quienes nos rodean.   Basta con observar un poquito para saber si el que está sentado junto a mí podría ser un poco menos triste si me muestro amable. Basta con plasmar quizás en una pintura o en unas letras lo que sentimos, lo que nos duele, lo que nos atormenta. Hacer de nuestras incomprendidas emociones obras de arte. Basta con escuchar atentamente a quien necesita hablar y guardar en nuestro corazón como tesoro lo que sea que se nos diga.  Usarla finalmente para amar a quienes más hemos dañado y que tanto necesitan ver gotitas de nuestros cambios.

Podemos también darle el uso adecuado a nuestra mente desenfrenada. Idear soluciones pero el día de hoy para evitar la primera copa, para conocer nuestra enfermedad a fondo, abrir esa mente como si fuera una caja de pandora y averiguar qué diablos hay ahí dentro que tanto nos impide avanzar. Te escuche hablar acerca de una personalidad negativa que te sabotea… Imagínate!! Sentarlo frente a ti, enfrentarlo, ponerle un alto!!! Nuestra mente necesita riendas, somos nosotros quienes llevamos la sartén por el mango, no ella.  Solo hay que hacerle saber que está a nuestro servicio y no al contrario.

Se me ocurre transformar nuestra terquedad en perseverancia.  Insistir una y otra vez en nuestra recuperación, en una lectura que nos dé luz. Insistir sin descanso en la asistencia, en la participación, en tocar puertas, en escribir cartas, en cantar con la voz de nuestra alma frente a todos y despojarnos de los estúpidos personajes que tanto nos pesan. Insistir y luchar sin descanso contra nuestra locura y defectos. Sí!!! Tercos, necios, aferrados, pero para conseguir Luz, Esperanza, Vida… Vida que tanto necesitamos sentir en los huesos, vida que necesita correr por nuestras desgastadas venas…

“…Valor para cambiar las que sí puedo” ¿Sabes de algo o alguien que puedas cambiar que no seas tú mismo?   Si hemos sido capaces de enfrentar situaciones realmente terroríficas (soledad, abandono, desamor, desolación, aturdimiento, arrepentimiento…) ¿no tendremos la capacidad como para enfrentarnos a nosotros mismos? ¿Nos hará falta el coraje como para intentar ser un poquito mejores de lo que fuimos ayer? ¿Nos faltará valor como para escucharnos cada noche decir honestamente quienes somos? Yo creo que no. Yo creo que no nos hace falta absolutamente nada para vivir la mayor bendición que nos regala esta enfermedad: 

La oportunidad de conocer la vida, la muerte y un hermoso renacimiento…


No se ven a diario seres como tú…   y agradezco finalmente el ser testigo de tus voces y silencios.     De tus miradas tristes y tus sonrisas nerviosas. Agradezco infinitamente el corazón tan honesto que desbordas sobre los oídos de quienes de pronto hemos olvidado quiénes somos y de dónde venimos.   Aquí está la característica tan tuya que no se ve muy a menudo Amigo!!
Tu honestidad, tu sinceridad y la humildad con la que te reconoces ante mí como lo que eres:

Mi Hermano Alcohólico.


Galhamar Ryg



Imagen: Marina Gondra