lunes, 28 de marzo de 2016

martes, 22 de marzo de 2016

Lejos

“No soy mala hierba… solo hierba en mal lugar” Dice Bunbury en su canción.

Por fin, después de 12 días completos de terror, he podido descansar, relajar mi cuerpo y sentarme por un momento a analizar, sin mucho éxito, qué diablos es lo que está sucediendo.

Quisiera olvidar para siempre, borrarlo de mi mente, despertar de la cruel pesadilla. Incluso he pensado no mencionarlo nunca más, ni al platicar con alguien, ni al escribir, ni si quiera medio pensarlo… Sin embargo necesito reconocer y aceptar que existe en mi vida un antes y un después de la violación de la cual fue víctima mi hermana.

Dejando de lado el dolor y la ira, no por virtud, sino por falta de tiempo para atender eso; hemos tenido que desbaratar, semiorganizar y reconstruir nuestras vidas en tan solo 12 días.
Aunque me importa y mucho saber cómo es que cada miembro de mi Manada ha vivido esta situación, la verdad es que no he tenido mucho tiempo para sentarme con cada uno y escucharlos.  Y en realidad ni si quiera he tenido mucho tiempo como para sentarme en silencio y escucharme a mí, sin embargo necesito intentar comprender un poco, ya no lo que sucedió sino lo que en consecuencia se derivó como cascada.

De entrada para mí fue un descontrol total y absoluto de mis emociones. De la ira corrí a toda velocidad a la tristeza, pero en el camino me tropecé con la impotencia y la desesperación, por supuesto cometí la imprudencia de pisar muy fuertemente en el balcón de los recuerdos despertándolos a todos al salir y dar un portazo.  Por un momento ya no sabía si quiera qué era lo que estaba sintiendo. Todo revuelto, todo hecho nudo, todo completamente intenso, tanto que aún no logro quitarme completamente la sensación que tengo en la boca del estómago de vacío y ganas de vomitar…

De a poco lloré al escribir, otro poco en los cálidos brazos que se me abrieron de frente. De a poco reaccioné con prudencia y a pesar de lo que sentía, pude resolver, planear, buscar opciones, dar apoyo, escuchar a quien necesitó de mis oídos y todo esto sin dejar a un lado mis actividades cotidianas.

Me he sentido exhausta y al mismo tiempo satisfecha. ¡¡Sorprendida!! ¡¡Es increíble como la vida puede darte un giro tan extremo de un día para otro!!  Mi Manada entró en una especie de batalla, todos lucíamos preparados con armadura y armas en mano formando  círculo, replegados, cerrando filas, hombro con hombro, guerreando, con los sentidos alerta, viendo por dónde podía atacar el enemigo. Y atacamos, nos defendimos y resolvimos.

De momento la batalla cesó. Después de correr, buscar, trasladar, procurar la seguridad de todos y organizar cómo, cuándo y de qué manera era prudente actuar, llegó todo al punto en el que me senté y me encontré aterrorizada completamente al ver que toda mi Manada quedó segura, protegida y unida, anudada. Pero yo…

Yo me rompí. Se me cerraron las puertas, se me terminaron las opciones y se me dejó al final tan solo una opción: “Por un tiempo prudente permanecerás lejos de tu manada, ya no vivirás bajo el mismo techo, ni los verás a diario. Por un tiempo prudente tendrás que hacerte a un lado, pues por el día de hoy, la Manada te necesita lejos de ella.”
Sí, lo sé, más que una opción parece una sentencia y no logro comprender el por qué.

Independientemente del lugar al cual llegué y las circunstancias y personas que me llevaron ahí, lo cual es maravilloso, debo decir que yo me siento hoy afuera. Me siento fuera de ellos, rota e incompleta,  siento que soy la pieza del rompecabezas que hace falta.   Los extraño, los necesito. Todo esto me llevó a recordar el tiempo aquel en que mi cachorro mayor salió de casa. En apariencia la pregunta era: ¿Qué va a hacer mi “pequeño” sin mí? Pero conforme pasaron los días me di cuenta que en realidad la pregunta que atormentaba a mi corazón era: ¿Qué va a ser de mí sin él? Así hoy me pregunto ¿Qué va a ser de esta Loca sin su Manada? ¿Por qué es que yo soy la única que ha tenido que separarse? ¿Qué no se supone que el pilar y sostén de ellos soy yo?

Las circunstancias se presentaron de tal manera que no me quedó más remedio que apartarme y no solo eso, se me dijo claramente también: “Esto está fuera de tu control Querida Galhamar, vas a tener que dejarte caer”

Dejarme caer no en el sentido de darme por vencida y derrotada, sino en el sentido de cerrar los ojos y dejarme caer hacia atrás con la plena confianza de que habría alguien dispuesto a contenerme y cuidar de mí.

Auch… auch… aaauuuccchhh!!!!! Yo no sé hacer eso.

Soy buena para ayudar, dar soluciones, movilizarme, apoyar, hacer fuerte a cualquiera que me necesite, pero no me he permitido estar en el punto vulnerable de ser la persona que necesita ayuda y además de necesitarla la acepta.  Todo se me presentó de tal manera que tuve que dejar que la Manada “funcione” sin mí… (Como si no fuera posible ¡¡estúpida arrogante!!)  Y además tuve que dejar que alguien viniera en mi auxilio y resolviera todo por mí. Porque yo no pude. Porque yo ya no tenía recursos, porque yo ya no sabía qué más podría hacer… Y mira que decir esto me agrede… ¡¡Cómo fregados no voy a poder!! Siempre fue uno de mis “lemas”



Al terminar de acarrear todo, cuando cayó el anochecer y me vi en ese lugar sin la Manada y frente a la persona que amorosamente me tendió la mano, no pude más que llorar.

-No te preocupes Pequeña. Yo te voy a cuidar, estaré al pendiente de los horarios, no andarás sola, aquí estás segura y no va a pasarte nada malo.

-Es que a Galha solo la he cuidado yo. Estoy agradecida inmensamente, sin embargo me siento muy extraña.


Sospecho que todo esto se ha presentado precisamente para que aprenda esto en específico. Para que me dé la oportunidad de relajarme y quitarme de los hombros el peso que da jugar el papel de dios/todopoderoso. Sospecho que se me ataron las manos con la intención de que me dé cuenta que soy digna total y absolutamente de ser amada y protegida por un ser humano honesto y genuino. Sospecho que Mi Diosa Madre está tejiendo este episodio de mi historia con la intención de que me dé cuenta de que yo solo soy una persona más y que lo único que puedo y debo hacer es lo que me corresponde, puesto que hay cosas que exclusivamente le corresponde al Universo resolver.

“No soy mala hierba… solo hierba en mal lugar”  Las violentas y sorpresivas circunstancias en esta ocasión me han obligado a estar en el lugar que me corresponde, lejos de ellos aunque me duela  y por igual me han obligado a doblar las manos y decir:



Amada Diosa Madre que me habitas…
Concédeme Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar
Valor para cambiar aquellas que sí puedo
Y Sabiduría para reconocer la Diferencia
Hágase Madre Mía tu voluntad y no la mía



Aún no estoy segura de que mis percepciones sean correctas. Solo por hoy estoy donde debo estar, viviendo lo que debo vivir, de la manera más hermosa y perfecta… aunque hoy no lo pueda comprender.


Galhamar Ryg



miércoles, 16 de marzo de 2016

Mar de Luna

No sé esta vez por dónde empezar.
No sé cómo explicarte lo que me da tu mirar.
Busco inútilmente las palabras adecuadas para expresar amplia y fielmente mi sentir.
No sé esta vez qué debo escribir.
Si en el Mar de la Luna que me creas, ahora entiendo… me perdí.

No sé si callar el fuego que me explota dentro o si gritar con mi mirada lo que hoy no entiendo.
Y es que no imaginaba que en tus ojos encontraría la paz que me llamaba
Ni sospeché por un segundo que tu risa era la poesía que a mis letras les faltaba.

No sé si esta vez apresurarme a recoger mi cabeza, la cual salió brincando y disparada aquella noche sin reservas.
No sé si es mejor darme la vuelta y correr a toda prisa o si es mejor cerrar los ojos y aceptar que no hay salida…

Es que no supe en qué momento vi tus labios.
No recuerdo cuando fue que sin querer soñaba con el cielo de tus brazos.
No me di cuenta a qué hora te colaste en mis suspiros y cómo fue que al despertar deseaba verte al lado mío.
No recuerdo el momento exacto en el que me perdí en tus palabras y recuerdos.
O cómo fue que deseaba tomar tu mano y recorrer contigo mil desiertos.

No sé Mi Amor cómo es que pude vivir antes sin tu esencia
Sin escuchar tu voz, sin tu exquisita presencia.
No sé Mi Vida cómo expresarte hoy lo que siento
Ni cómo platicarte que el temor que antes sentí se ha desvanecido con tus besos.

No sé si sea prudente el platicarte todo lo que anhelo.
Lo que veo en ti. Lo que en nuestro futuro huelo.
No sé incluso si debo permitirme suspirar por todo ello
Y además atreverme a decirte que quisiera fuera eterno.
Porque sueño con el día en que de tu mano vaya volando hacia esa Luna
Y esa noche en la que envuelta entre tus piernas viaje sin temor a la Locura.

Miro de pronto en mis instintos días, horas, siglos perdida entre tus letras.
Noches, mañanas, tardes y arcoíris en el fuego que me expresas.  
Veo claramente Soles, Lunas, Manantiales brotando de tu lecho
Abrazándome, sumergiéndome… derramándose en mi pecho.

No sé si sea prudente decirte que sueño con amarte esta y otras mil vidas…
Porque sé que eres Tú… Tú Amor Mío…
Eres tú a quien esperé y busqué toda mi vida…



No sé esta vez por dónde empezar.


No sé Corazón Mío cómo hacer que sientas lo que siento
No lo sé… tan solo mírame… por favor… y encontrarás aquí  en mis ojos
Un Sol y El Mar de Luna que hoy te ofrezco.

Galhamar Ryg


Imagen: Autor desconocido

lunes, 14 de marzo de 2016

VIOLACION


Siempre lo he dicho y esta vez no será la excepción. Todo es perfecto aunque de momento yo no lo pueda comprender.


Resulta que en México cada 4 minutos una mujer es víctima de violación.
Resulta que de estas, solamente el 15% hace una denuncia a las autoridades.
Resulta que de los casos denunciados solamente el 5% se pone a disposición de un juez.

Por más que analizo las cosas, por más que investigo acerca de los pasos prudentes a dar en estos casos, no logro tener una sanación y mucho menos respuestas claras y justas ante este tipo de situaciones.

Por el contrario me surgen más y más preguntas…

¿¿¡¡Qué puede ser entonces más doloroso!!?? ¿El ver a tu hermana llegar a casa destrozada después de haber estado dos horas sometida por un VIOLADOR CALLEJERO que la obligó bajo amenaza de muerte a cometer las peores vejaciones o el saber que las autoridades de tu país no harán absolutamente nada ni por evitar que vuelva a suceder a otra persona ni mucho menos por procurar el castigo justo al… maldito cerdo, malnacido, asqueroso que violó a mi hermana?

¡¡¿¿Qué es lo más desesperante que surge??!! ¿Enfrentar y acallar el deseo intenso de matar con mis propias manos a quien se atrevió a secuestrar, amenazar, amedrentar, agredir el débil cuerpo de mi hermana o los malditos “si yo hubiera” que surgen ante una situación tan monstruosa como esta?


¡¡¿Qué carajos puede ser lo más injusto en todo esto??!! ¿El hecho de saber que a tu paso puedes encontrarte con esta clase  de porquería humana sin poder evitar que en cualquier momento se va a sentir dueño de ti por el simple hecho de ser mujer y caminar sola por la calle o el saber que nada de lo que digas, ni las pruebas que presentes, ni el puto trauma que se ha quedado en tu interior son suficientes como para proceder legalmente en contra de esta mierda?

¿¿¡¡¡Qué carajos da más asco entonces!!!??  ¿El hecho de que existan pseudo hombres que se crean con el derecho de poseer a una mujer, darle ordenes, jugar con su mente y sus emociones, someterla a través del terror psicológico para conseguir no el placer que da un puto orgasmo, si no el placer que les da el sentir poder sobre otra persona, sobre una mujer? ¿El maldito sentimiento de impotencia por no haber podido ni si quiera saber que mientras yo estaba tomándome un café y charlando, ella estaba de rodillas llena de tierra, aterrada y llena de asco teniendo que obedecer todas y cada una de las indicaciones que se le dieron para poder salvar su vida? ¿El saber que este malparido hijo de la mierda vive a unas cuantas cuadras de mi casa y en cualquier momento puede pasar junto a nosotros sin que si quiera nos demos cuenta de ello? ¿El darme cuenta que esta situación tan espantosa, dolorosa, aniquiladora para cualquier ser humano el día de hoy en mi país pasa simplemente a una lista más de  las malditas e inútiles estadísticas de violencia contra la mujer en México?

Tengo rabia!!! Tengo deseos intensos de venganza!! Quiero ir a buscar a este hijo de la mierda y yo ponerme a “jugar” con él. Con su pobrecita mente torcida y hacerle saber que va a morirse y no de un plomazo, sino de dolor porque voy a torturarlo, a desangrarlo, a arrancarle a cachitos el minúsculo pene que sabe que tiene el hijo de la gran mierda. Quiero ir a buscarlo y no vendar sus ojos porque yo sí quiero que vea la ira que brota de los míos, quiero que se cague de terror frente a mí porque yo voy a explicarlo tooooodo lo que vamos a hacer en MI “juego” y todo lo que va a tener que hacer para que de cualquier forma al final le arranque con dolor cada uno de sus dedos, de sus miembros, su cuero cabelludo, su piel a pedazos!!!
Quiero tenerlo frente a mí, de rodillas suplicando porque tiene una familia el muy maldito… Mientras tenía a mi hermana entre arbustos se atrevió a responder una llamada y decir YA VOY CORAZÓN, NO TE PREOCUPES POR MÍ. Quiero que sienta terror, sufrimiento, arrepentimiento por todo lo que hizo a mi hermana y solo su dios sabe a cuantas más… Quiero abrirle las entrañas y hacerlo tragar sus propios intestinos llenos de mierda a este maldito ser que ya no sé ni cómo nombrarlo!!

Y enloquecida busco por las calles. Y con la mente cegada de ira busco preguntándome si fue este o aquel otro que está atravesando sin fijarse. Y lo pienso y lo vuelvo a pensar

 ¡¡¡Maldita sea la hora en que ella caminaba sola por esas calles!!! ¡¡¡Maldita sea la hora en que este degenerado vio la luz!!! ¡¡Maldita sea la puta hora en que a los hombres se les dio el permiso de poseer, sobajar, humillar, penetrar mujeres como si fuéramos un objeto que no tiene vida!!
¡¡Maldita sea la puta hora en que mi país quedó tan asquerosamente corrompido e insensible ante el dolor ajeno!! ¡¡Maldita sea la hora en que yo me atreva si quiera a volver a imaginar convertirme en justiciera de esto porque yo no vengo de esa maldita mierdaaaaaaa!!!!!



Y con llanto como ríos en mis mejillas tengo que gritarlo con mis letras. Y sintiendo los dedos entumecidos y el estómago revuelto tengo que sanarme en mi teclado porque no tengo otra maldita forma de sentir hoy alivio. Nada hay ya que pueda hacer para evitarlo, ni para vengarme, ni si quiera para solicitar justicia, nada hay ya que pueda yo hacer para evitarle a mi hermana y a mi familia entera el dolor de esta bestialidad porque no la violaron solamente a ella, nos violaron a todos. Nos violaron la tranquilidad, la estabilidad, la paz, la armonía.
No hay ya nada que pueda hacer para borrar de su mente, de su corazón, de su delgado cuerpo las atroces cicatrices que esto le dejó. No hay nada que pueda yo hacer para que este dolor que estamos sintiendo pueda revertirse y evitarse…

No. Nada se puede hacer para volver atrás.

Y como siempre de la desgracia, surge la bendición. Después de la tormenta el arcoíris se asomó. Después de someterse al fuego viene la purificación…  Mi familia sacó fortaleza de no sé dónde. Nos unimos, nos abrazamos, modificamos nuestras vidas e intentamos sanar…  Y si hay algo que jamás nada ni nadie nos podrá arrebatar, ni con gritos, insultos agresiones, violaciones, con nada es el amor que une a mi familia. Es la hermandad que nos abraza y nos hace fuertes.

La última pregunta que me surge finalmente es ¡¡¿Para qué?!! ¿Para qué fue mi hermana la mujer que hace unos días fue violada en un oscuro lugar? ¿Para qué viene a mi familia esta dolorosa y cruel experiencia? ¿Para qué tengo yo que estar presente, fuerte y sobria ante esta situación?
¿Para qué Madre? ¿Para qué…


Siempre lo he dicho y esta vez no será la excepción. Todo es perfecto aunque de momento yo no lo pueda comprender.

Galhamar Ryg

Imagen: http://www.libardomora.com/mixtap.html



jueves, 3 de marzo de 2016

Primera...

Quisiera escribirte con mi puño y letra… Pero la compu me permite atender lo necesario y escribirte al mismo tiempo sin que nadie sospeche que mientras organizo todo estoy también desbordando mi corazón para ti.

Con la esperanza de que mañana podremos platicar quiero atreverme esta vez a leerte yo en voz alta lo que estoy escribiendo. Tomando en cuenta que ambos sabemos lo que esto significa para mí.  Ayer que mencionaste que esperabas una carta me causó mucha gracia porque he pensado mucho en escribirte una y cuando te escuché pensé para mí LA CARTA LLEGARÁ EL DÍA QUE MENOS TE LO IMAGINES.  Y bueno pues… aquí está la primera.


Sin mencionar las palabras exactas que maneja la literatura que ocupamos, he comprendido y abrazado la idea de que el ser Humilde es tener la capacidad de reconocerse a sí mismo tal cual se es. Y que el más alto grado de humildad que se puede tener es el reconocerse a sí mismo ante Dios como cada uno lo concibe y ante otro ser humano.  Aunque creemos que esto se da en un paso muy especifico de nuestro programa de recuperación, yo tengo la idea para mis adentros de que en realidad, cuando tienes un amig@ constante y necesariamente tienes que practicar la Humildad.

Será por mi condición de alcohólica, será por mi enfermedad emocional y mental o por el simple hecho de que me habitué a hablar y compartirme… el caso es que hoy y desde hace unos meses me estoy ahogando en mi silencio. Me estoy ahogando en el silencio y en la tristeza que conlleva sentirse solo.  No es que me sienta una alcohólica especial, ni que me sienta superior a los demás pero hoy por hoy ya no cargo con el hecho de sentirme y reconocerme única.  

Desde hace un tiempo…   tomé la decisión de guardar para mí lo importante, lo que no quiero que me ensucien, no me niego a una opinión, ni me niego a una diferencia en cuanto pensamientos, no me niego a un regaño.
 Me niego a una calificación. Me niego a un ataque infundado y sobretodo me niego al hecho de saber que las palabras, las respuestas, las sugerencias pueden ser manipuladas conforme a intereses personales.

 Perdí la confianza en las personas!! Perdí la confianza en las personas ante las cuales practiqué por necesidad la humildad intentando arañar un poco de la tan mentada sobriedad emocional de la que se habla. Perdí la confianza cuando me di cuenta que intentaron adueñarse de mis pasos y de mi personalidad, de mi forma de vestir, de mi forma de actuar, de mi forma incluso de expresarme. Perdí la confianza cuando me di cuenta de que el castigo a mi rebeldía fue el ataque, la injuria, la indiferencia y el abandono.

Por otro lado alguna vez te hable de la intuición… perdí la confianza también cuando percibí las intenciones escondidas detrás de los disfraces…

Te lo escribo y se me llenan los ojos de lágrimas… Durante mi primer año de abstinencia me hice un promesa. Me prometí protegerme, le prometí a Galhy cuidarla y al igual que a ti, le ofrecí cuidarla hasta de mi propia locura. Sé que he fallado muchas veces pero no ha sido conscientemente y he aprendido a evitar algunas situaciones y también a algunas personas tóxicas.  En esta ocasión me di cuenta que de momento la única forma que tenía de protegerme era guardando silencio. Y así fue. Así lo hice.


Por alguna razón los caminos nos encontraron y nos pusieron de frente. ¡¡Qué fascinación  he sentido al escucharte!!  Saber que tu sentir es tan parecido al mío. Y es un “puente” que no solo se hace en cuanto a la enfermedad del alcoholismo, sino a la vida en general.

El escucharte me provoca ganas de compartirme y me ha hecho sentir que vale la pena abrirse una vez más.  Pero no ha parado aquí!

No ha parado en el hecho de que estoy en la disposición de escucharte y platicarte cómo es que yo he superado algunas cosas similares a las que tú estás viviendo.  Esto ha llegado al punto en el que hoy, a través de esta carta, quiero pedirte que seas testigo de mi nuevo intento de ser humilde.  Quiero pedirte que me escuches, que me acompañes, que de vez en cuando me alumbres el camino que recorro porque ¿sabes? Mis emociones llegan a cegarme y no veo con claridad en dónde estoy pisando.

Quiero pedirte que dejes de ver o sentir que yo te hago un favor al escucharte, quiero pedirte que te sientas a gusto a mi lado, ya sea que hables o leas, llores o fumes, quizás decidas guardar silencio, y te lo pido porque yo quiero sentirme exactamente igual contigo… Necesito sentirme así contigo.

Necesito pedírtelo de esta forma, por escrito, porque tú y yo sabemos lo que se vacía a través de las letras… si algo aprendí y me tomé muy en serio desde que llegué a la terapia fue que solamente la honestidad puede sanarme y no he encontrado una manera más honesta de abrirme que esta. 

Es muy lindo despertar y saber que además de sentirme abrazada por Mi Diosa Madre, también me siento abrazada por ti. Es hermoso saber que puedo el día de hoy salir de este silencio asfixiante y compartirte muchas cosas que me agreden y lastiman aunque aparente que no es así.   Es maravilloso sentir de nuevo la confianza de dar todas las armas que existen para acabar conmigo y no tener miedo de que las uses en mi contra.

Porque hoy siento esa confianza y seguridad contigo…

Quisiera escribirte esta y todas las demás con mi puño y letra, sin embargo sé que eres consciente que a través de mis letras, sea como sea que te las presente, está mi esencia hoy dispuesta y desnuda frente a ti.

Gracias!!

Con Amor


Galhamar…