miércoles, 6 de abril de 2016

Loqueras

Ya basta…

Qué te parece si te sientas frente a mí.
Sí, te lo propongo, te lo sugiero, te lo pido.
Siéntate frente a mí y explícame como es que se puede ser tan idiota
Como para tirar a la basura las joyas.
Explícame cómo es que lograste deshacerte de un tesoro regalado
Y cambiaste los secretos por piedras a tu paso.

¡¡Ven!! Siéntate frente a mí y platícame ¿Ahora qué te ha pasado?
 ¿Cómo es que cambiaste de opinión? ¿Cómo es que la maldita insoportable desapareció?
Dime ¿Cómo es que prefieres ahora calladito dormir a mis pies? 
Anda… Ven…
¿Cuándo fue que me convertí en prioridad si anteriormente fui un estorbo al que alejaste de ti?
Explícame… ¿Ya para qué?

Recuerdas y sí lo hacemos los dos
Recordamos mil momentos tiernos, locos llenos de pasión… ¿y?
Te advertí muy claramente el lugar donde te vi:
Sentado frente a mí diciéndome: “Gracias… no lo valoré, no lo cuidé, lo perdí por idiota, pero hoy he de decirte Gracias”
Estúpido… Explícame…
Estúpidos… Explíquenme… ¿Ya para qué?



Miedoso

Sería bueno que mostraras mucho más que los colmillos.
Que desnudaras el alma y dejaras guardaditos los quejidos.
Sería prudente… tal vez, que la verdad se revolcara en tus palabras.
Que ninguna de ellas diera entrada a las poses, los “se debe”, a las infinitas venganzas.

Igual y sería bueno que nos viéramos no como enemigos
Sino como dos seres humanos intentando con esfuerzo construir un real camino.
Sería bueno, prudente y productivo quitarse máscaras, arrancarse personajes
Dejar de atar a los cautivos.

Es que no le veo sentido a no mostrarse
Esconderse entre paredes
Falsificar las emociones y crear un teatro grande.

No le veo sentido ni caso alguno jugar un juego que ya conocemos
El del rencor, el del ego engrandecido
El del ganador idiotizado y poseído.

No quiero… no juego, no lo haré contigo.
Se entiende más lo que no digo que lo que desnudo de mentiras y echo al fuego.
Te aferras más a lo que interpretas, a lo que imaginas y tú mismo te inventas
Que al corazón latente que coloco entre tus manos tiernas.

¡¡¡Qué fastidio!!! Necesito y busco por lo menos un desfogue
 Un sentirme en paz, no montarme en tus rencores.
Necesito y busco gritar mis emociones.
Llorar los golpes que soltaste, aliviar las mordidas que marcaste
 Sanar las yagas que lentamente como surco en la piel tu ego me hace.




Cansancio

Quiero arrancarme los cabellos. Quiero gritar, llorar, dormir… por piedad dormir.
Quiero desnudar mi cuerpo y meterme entre las sábanas, sentir mi fresca almohada que me abraza. Quiero sentir que puedo perderme, que por un momento nada pasa.

Ya estoy cansada… ha sido demasiado, ya no sé ni lo que digo, ni lo que escribo, con trabajos puedo dirigir mis paso, mis manos en el teclado.
Me siento pesada, con un enorme costal en mi espalda. Estoy agotada de tanto y tanto pendiente, tantas emociones imprevistas, tantos acontecimiento inesperados. Ya me cansé!!!

Quisiera platicarte tantas cosas… quisiera pedirte que me dejes dormir en tus brazos, quizás ver una película, comer porquerías, sentir tus manos en mi cara. Quisiera pedir una tregua a todo y decirte que me permitas acompañarme de tu pecho, esconderme en tus rincones, sentirme segura en tu lecho.

Escribo todo y no digo nada. No se comprende seguramente y estoy metiendo de este modo una vez más mi alma. ¡¡¡Maldita sea!!! Qué tarde más tremendamente larga.


Galhamar Ryg


Imagen: ¿?

No hay comentarios:

Publicar un comentario